La climatización adiabática es más conocida como climatización evaporativa. Ya sabemos que se emplea en la climatización de procesos industriales, edificios deportivos y granjas. Es más, se aplica en los procesos de transmisión de calor, donde se considera que otros sistemas no intercambian energía con el entorno.

Pero, para entender la climatización adiabática tenemos que saber algunas propiedades del calor, el vapor del agua e incluso el aire. Los equipos adiabáticos climatizan en el equipo el aire caliente procedente del exterior para introducirlo en el edifico y volver a ponerlo en el exterior.

En qué consiste la climatización adiabática

Cuando se enfría una estancia mediante el proceso adiabático, se realiza empleando únicamente agua. Es decir, la temperatura ambiente del aire de la estancia se enfría mediante agua. El evaporativo recoge aire caliente y seco del exterior, y lo hace circular a través de un filtro húmedo.

Gracias a este proceso, el aire se enfría por el proceso de evaporación del agua, y posteriormente se expulsa al ambiente interior de la estancia. Es decir, se consigue descender la temperatura y humidificar el ambiente. Así, se obtiene un grado de humedad y temperatura óptimo.

Los equipos de climatización adiabáticos se componen de una caja que contienen filtros de material poroso, con los que se consigue evaporar agua constantemente. Además, mediante un ventilador, centrífugo o axial, se aspira el aire caliente y lo circula por los filtros empapados con agua, para que se enfríe y se expulse al ambiente para refrigerarlo.

Una ventaja de esta ventilación, es que podemos refrigerar cualquier instalación independientemente de su tamaño.

Un aspecto a tener en cuenta es que estos sistemas de climatización no pulverizan agua en ningún punto, si no que refrigeran el aire a través de la evaporación.

La principal diferencia entre estos sistemas y los aires acondicionados tradicionales es que estos últimos emplean componentes químicos para refrigerar las estancias. A diferencia de los sistemas adiabáticos, que se basan sólo en el proceso de evaporación de agua de forma natural.

De esta manera, el consumo energético es menor y acondiciona la temperatura y la humedad para obtener el mejor confort. El consumo y mantenimiento de estos sistemas es menor, porque su consumo eléctrico no es tan elevado como los sistemas tradicionales, por lo que nos permitirá consumir mucha menos luz y energía.

Los procesos de climatización por sistemas adiabáticos son ecológicos y respetuosos con el medio ambiente, porque no se emplea ningún tipo de gas ni producto químico para refrigerar los edificios o naves industriales.

Cómo es el enfriamiento del aire en los procesos adiabáticos

Aunque hemos mencionado antes cómo funcionan estos sistemas, vamos a explicar de forma más detallada cómo se consigue enfriar el aire.

climatizacion industrial

En estos equipos, una bomba transporta el agua desde el depósito hasta la parte superior de los filtros de intercambio termodinámico. De esta manera, los filtros se saturan de agua cuando ésta vuelve descendiendo por gravedad al depósito. Así, los ventiladores centrífugos o axiales absorben el aire caliente y lo pasan por los filtros humectados.

Cuando el aire pasa a través de estos filtros, se enfría por medio de la evaporación, para distribuirse después por todo el edificio. Es decir, el aire procedente del climatizador adiabático pasa del aparato, a la zona climatizada para, seguidamente, salir del edificio.

El movimiento constante del aire climatizado por el evaporativo empuja al exterior el calor, los malos olores, el humo y las partículas contaminantes. Por todo ello, este sistema de climatización adiabático está indicado para ámbitos comerciales, industriales y deportivos.

Estos climatizadores se instalan de forma rápida y sencilla, ya que se pueden colocar tanto en el tejado, como en las paredes laterales o la planta baja del complejo. Así, mediante un sistema de conductos y difusores del aire se distribuye el aire climatizado donde se requiera.

Normalmente, se suelen emplear conductos metálicos, rígidos prefabricados, aunque también se pueden instalar conductos flexibles. Por otro lado, también se pueden emplear conductos verticales de descarga de aire en fábricas y almacenes donde se necesite una climatización por zonas.

¿Qué nos aporta la climatización adiabática?

Los sistemas adiabáticos nos permiten conseguir el mejor confort en nuestras naves y edificios. ¿Cómo? A través de las siguientes aportaciones:

  • Se puede cambiar la temperatura en edificios con exceso de calor.
  • El movimiento del aire de este sistema permite evaporar la superficie húmeda de las personas (su sudor).
  • Se consigue un grado de temperatura y humedad óptimas para el consumo humano y animal (en el caso de que se emplee en granjas).
  • Reduce la temperatura interior de los edificios
  • Reemplazan el aire interior por aire fresco con gran frecuencia
  • Reducen el efecto de la radiación calorífica de las paredes, techos, máquinas y equipamientos al tiempo que crea un entorno en el interior en el que existe aire fresco en continuo movimiento
  • Depuran el aire de múltiples contaminantes

En Efitronic contamos con diversos equipos de climatización adiabática. Si tienes alguna duda sobre su funcionamiento o quieres adquirir alguno de ellos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Recent Posts

Leave a Comment